EL SIGNIFICADO DE CELEBRAR

EL SIGNIFICADO DE CELEBRAR

La celebración es un rito tan antiguo, que ha estado presente en cada cultura y tradición, también en las diferentes religiones.

La celebración de una misa, de un acontecimiento familiar, de un embarazo, de un nacimiento, de una unión, de un logro, de una reunión. Todo ello aunque ahora sea en apariencia una simple reunión social donde muchas veces la mayoría de los participantes solo tratan de cumplir con un “requisito social”, en realidad tiene una trascendencia mucho más grande.

En este escrito a continuación quiero compartirte el mensaje que la energía de la Celebración quiere entregarte para participar de tu vida y hacer de ella una verdadera honra, gratitud, confianza y conexión con el espíritu de la vida, y a través de la cual también puedes convocar a que todas las energías de abundancia, prosperidad, merecimiento te acompañen en todo lo nuevo que inicies. Que lo disfrutes y lo celebres.

 

 

La celebración es un acto sagrado que ha estado presente en nuestros ancestros. Habían fiestas de siembra, de cosecha, se celebraba el matrimonio de las hijas, el nacimiento de un nuevo miembro de la familia; incluso en algunas tradiciones se celebra la muerte o el hecho de que un ser querido haya dejado este mundo y se haya ido al mundo de los espíritus, su hogar. En la actualidad, aún se conserva la tradición, más sin embargo ha perdido la connotación de sagrada.

Realizar constantes celebraciones conscientes en tu vida, te permite conectarte al flujo energético cósmico, anclar constantemente la energía de la abundancia y la prosperidad en tu vida y honrar la manifestación de la vida misma en cada pequeño o gran acontecimiento.

 

 

 

EN QUÉ CONSISTE UNA CELEBRACIÓN

 

 

Celebramos la vida en sí misma, celebramos cada nuevo día que despertamos con un gracias y con movimientos de nuestro cuerpo que honren un nuevo despertar.

Celebramos los alimentos en nuestra mesa elevando una pequeña oración, agradeciendo la compañía de las personas que están con nosotros y por supuesto, compartiendo.

Celebramos el amor que se manifiesta a través de nuestras relaciones. Cuando elegimos unirnos a alguien más, entonces esta unión se celebra. Si has elegido hacer un matrimonio, busca que este no sea una mera formalidad para ti, sino un ritual donde tú, tu pareja y todos sus participantes e invitados sean conscientes de lo que este momento representa para ti y que por eso quieres compartirlo con ellos. 

 

Compartir forma parte básica del ritual de celebración, ya que es al compartir cuando recordamos que somos seres abundantes y donde sembramos prosperidad para aquello que estamos celebrando.

 

Celebramos el nacimiento de un nuevo miembro de la familia.  Cuando alguna de nuestras mujeres está gestando, lo que hoy en día se llama Baby Shower y que parece algo muy material, en nuestras ancestras, ellas se reunían con la embarazada para hacer consciente de lo que significa la vida, la fertilidad, el nuevo rol y etapa que estarás asumiendo, se convocaba a la diosa madre para que dotara de todos los dones a la nueva madre que también estaba a punto de parirse a si misma; con regalos, ofrendas en círculo para compartir  y celebrar.

 

Los regalos y ofrendas son parte vital de toda celebración, esto te permite abrirte a merecer, a que los demás también celebren tu felicidad, promueve el desapego y recrea un ambiente propicio para el festejo.

 

Celebramos nuestros logros, y aunque muchas veces pensamos que tienen que ser muy grandes o socialmente significativos, en realidad no hay logro grande o pequeño, todos en tu vida simbolizan algo y son un primer paso hacia la construcción de lo nuevo. Celebra cada  logro con un brindis, entre amigos, en familia, tu sola, solo, pero hazlo, reconociendo y honrando tu valor.

 

El brindis también es algo ritualistico dentro de la celebración, es el sonido que le dice al universo que hay una fiesta, que no falte el brindis, con jugo, agua, vino o con la bebida que para ti amerite.

 

 

Y finalmente solo pon la intención de celebrar tu vida, que estás viva, cada vez que llega tu menstruación, ya que significa que tuviste un ciclo creativo y que no dio lugar a una vida humana pero sí a muchos proyectos, relaciones o acciones. Celebra cuando tu sangre se va por un mes o ya para siempre, todo es un paso  hacia algo nuevo.

 

 

También celebramos las perdidas

Todo final siempre es un principio. Se celebra cuando terminamos una etapa, una carrera, una relación. Después de hacer nuestro respectivo duelo y gratitud, simplemente entregamos al fuego y al viento aquello que vino, nos regaló su presencia, nos dio su enseñanza y honrando los ciclos de la vida y la muerte, lo dejamos ir y nos abrimos a lo nuevo.

 

Celebra cada cumpleaños, cada encuentro, que tu vida sea una celebración que es el recordatorio y la activación de lo sagrado

 

Gracias por leer hasta aquí y acompañarme en este camino.

 

Te gustaría te acompañe o te ayude a organizar una celebración en tu vida?

Escríbeme y juntas podemos hacer de un momento especial en tu vida algo sagrado y que puedas compartir con tus seres queridos.

Click aquí para hacer tu contacto

 

TE RECUERDO TAMBIÉN QUE PUEDES INSCRIBIRTE A NUESTRO SEGUNDO TALLER ROSAS Y LUNAS PARA CONECTAR MÁS CON LA ESENCIA DE LO SAGRADO

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ

 

Un abrazo de Luz . Namasté

Leave your comment

Login

Lost your password?